UA-47853681-1

19 d’ag. 2013

Bundt cake de limón y manzana caramelizada

Buenos días.

Esta semana os traigo una receta. En casa a todos nos gusta mucho el bundt cake de manzana y nueces que publiqué hace unos meses pero, sinceramente, lo encuentro demasiado pesado para los días de calor que está haciendo ahora. Así que le estuve dando vueltas para hacer la receta un poco más fresca y al final hice un bundt cake de limón y manzana caramelizada.


Los ingredientes necesarios son:


-          2 manzanas

-          Mantequilla (una cucharada sopera más o menos)

-          2 ó 3 cucharadas soperas de azúcar

-          1 cucharadita de canela

-          160g de harina

-          1 cucharadita de levadura química (tipo Royal)

-          160g de azúcar

-          160g de mantequilla pomada

-          3 huevos

-          2 limones

Lo primero es hacer la manzana caramelizada, para ello pelamos las dos manzanas y las cortamos en dados pequeños. Ponemos la cucharada de mantequilla en una sartén al fuego hasta que se funda y añadimos los dados de manzana. Cuando la mantequilla deje de hervir añadimos el azúcar y la canela y lo vamos revolviendo hasta que la manzana caramelice. Lo apartamos del fuego y reservamos.

Rallamos la piel de los dos limones y hacemos zumo con uno de ellos. Precalentamos el horno a 180ºC y si es necesario engrasamos el molde (el mío es de silicona y no le hace falta).

Batimos la mantequilla pomada con el azúcar, y añadimos los huevos de uno en uno (no añadir el siguiente hasta que el que hemos tirado esté bien integrado). Incorporamos la harina y la levadura y batimos bien.

Ahora es el momento de poner la ralladura y el zumo de limón, y volvemos a batir para que se integre bien. Sacamos el bol de la batidora y añadimos la manzana caramelizada, removemos con una espátula y lo echamos en el molde.


Lo metemos en el horno unos 30-35 minutos, o hasta que al pinchar con un palillo salga limpio y sin restos de masa. Desmoldamos sobre una rejilla y dejamos enfriar por completo.


Para decorar se puede espolvorear con azúcar glas o hacer un glaseado. Para el glaseado exprimir el zumo de un limón e ir añadiendo azúcar glas hasta que tenga la textura que más nos guste, poner sobre el bizcocho frío.
Yo opté por poner azúcar glas, también le puse unas rosas de fondant que ya tenía hechas para darle un toque de color.


El resultado fue genial, es un pastel muy fresco que además combina perfectamente el frescor del  limón con el sabor de la manzana y la canela. Perfecto para los días calurosos de verano.



Os animo a que probéis a hacerlo y me digáis que os parece.
Un abrazo.