UA-47853681-1

5 d’ag. 2013

Cake Balls

¡Buenos días!
Esta semana os voy a enseñar como aproveché un bizcocho de chocolate. Si os acordáis hace un par de semanas os conté que hice un bizcocho de chocolate y que se desmoronó completamente cuando lo saqué del molde. Pues bien, lo congelé y lo guardé para aprovecharlo y la semana pasada hice cake balls.

Son muy fáciles de hacer, sólo hace falta un bizcocho o trozos de bizcochos que hayáis hecho antes, alguna crema para unir la masa (buttercream, ganaché, Nutella,…) y chocolate para la cobertura.
Lo primero es mezclar el bizcocho con la crema que hayáis elegido. En mi caso utilicé crema de cacao con avellanas. Hay que ir añadiendo la crema poco a poco hasta que cuando forméis una bolita esta no se desmigue pero tampoco se quede pegada en la mano. La cantidad de crema dependerà de la humedad del bizcocho así que no os puedo precisar la cantidad.

Yo hice las bolas de unos 40g pero son un poco grandes para comerlas como postre, así que con un poquito menos quedarán mejor. Una vez todas hechas las ponemos en la nevera un par de horas como mínimo para que endurezcan y sean más fáciles de trabajar.
Cuando haya pasado el tiempo de enfriado fundimos el chocolate que hayamos elegido para la cobertura, yo chocolate blanco. Antes de fundirlo le añadí un chorrito de aceite de girasol para que no quede muy duro cuando se enfríe. Debemos dejar enfriar un poco el chocolate antes de cubrir las bolas, ya que si está muy caliente derretirá las bolas y no mantendrán su forma. Cuando las tengamos todas cubiertas otra vez a la nevera.

Si queréis poner decoración comestible, como las perlitas y las pepitas de chocolate que puse yo, hay que ponerlas justo cuando se acaba de bañar la bola con el chocolate. Si queréis hacer una decoración con chocolate con leche, por ejemplo, hay que dejar enfriar la bola y después con la manga y el chocolate tirando a frío hacer la decoración y volver a refrigerar.


Cuando estuvieron bien frías las puse en papelitos de magdalena marrones y listo. Las tomamos con el café y la verdad es que la combinación del bizcocho de chocolate con la cobertura estaba riquísima.
Ya veis que no es nada complicado.

Un abrazo.