UA-47853681-1

26 de nov. 2012

Mmmm, dulce y crujiente hojaldre...


¡Buenos días!
Hoy una entrada que para mí es una buena y rápida solución cuando hay que improvisar algún postre o algo para tomar con el café. Eso no le quita que sea algo muy bueno y que normalmente gusta a todo el mundo.

Se trata de las palmeritas de hojaldre, cuando las ves en las pastelerías parece que sean algo muy complicado de hacer pero resulta mucho más fácil de lo que todo el mundo cree. Es rápido ya que siempre podemos tener un paquete de masa de hojaldre en el congelador y en una hora más o menos podemos tener unas 60 palmeritas a punto para comer.

Sólo necesitamos una plancha de hojaldre (si es congelado, dejarlo descongelar completamente a temperatura ambiente sobre un poco de harina, de lo contrario se rompe si aún está congelado) y mucho azúcar.
Precalentamos el horno a 200ºC y ponemos un papel de horno sobre la bandeja. Mientras se calienta el horno ponemos azúcar en la encimera de la cocina y extendemos el hojaldre encima.

Cubrimos generosamente el hojaldre con azúcar y pasamos el rodillo para engancharlo, doblamos los extremos del hojaldre hasta la mitad y volvemos a echar azúcar y pasar el rodillo. Volvemos a doblar los extremos del hojaldre hacia el centro y nuevamente espolvoreamos generosamente con azúcar y pasamos el rodillo. Finalmente doblamos el hojaldre por el centro haciendo que los dos lados se toquen, y azucaramos la parte exterior del cilindro que nos queda.
Ahora con un cuchillo muy afilado cortamos en trozos de entre medio y un centímetro, cuanto más delgadas más crujientes y caramelizadas quedarán, eso ya va a gusto de cada uno. Vamos colocando las palmeritas cortadas en la bandeja del horno dejando bastante espacio entre ellas porque crecen mucho al cocerse.

Metemos la bandeja en el horno precalentado durante unos diez minutos aproximadamente, cuando veamos que están doradas se da la vuelta a las palmeritas y se dejan dos minutos más en el horno.
Se sacan y se colocan encima de una rejilla para que se enfríen por completo, y ya están listas para comer!

Como veis en la foto yo hice algunas cubiertas con chocolate negro y chocolate con leche, básicamente para satisfacer los gustos de todos los comensales. Es tan simple como deshacer el chocolate al microondas o al baño maría y con una cucharita extenderlo encima y dejarlo en la nevera un ratito para que se enfríe el chocolate.
Este fin de semana pasado se celebró la primeria feria de repostería creativa en Barcelona, el Bcn&Cake. Me hubiese gustado poner alguna foto pero fui de las desafortunadas que no pudieron entrar en el recinto de la feria el sábado, o sea que no os puedo contar nada sobre la feria.

Bueno, eso es todo por hoy, que vaya muy bien la semana y hasta el próximo post.
Un abrazo