UA-47853681-1

20 de maig 2013

"Apple pie"

Buenos días.

Esta semana os traigo un “Apple pie”. Un apple pie es un pastel de fruta en el que el ingrediente de relleno principal es la manzana. A veces se sirve con crema batida o helado.
La masa es utilizada generalmente en la parte superior e inferior, y la corteza superior puede ser circular o en forma de enrejado.





La receta de la tarta de manzana la llevaron los colonizadores europeos a América. Así que, podríamos decir que existen tantas tartas de manzana como países europeos, ya que encontramos diferentes recetas en Inglaterra, Alemania, Francia, Suecia,…
La tarta de hoy es la típica receta americana que, probablemente, todos hemos visto alguna vez en las series o películas que nos llegan de ese país.



Existen recetas de “Apple pie” manuscritas y grabadas a partir del siglo XVIII, y se ha convertido en un postre muy popular. A pesar que estas tartas se han comido desde mucho antes de la colonización europea del continente americano, dicha tarta se considera típicamente estadounidense y se ha convertido en un símbolo de la prosperidad y el orgullo nacional norteamericano.
Busqué varias recetas en internet para hacerla en casa, y aunque encontré recetas en español decidí traducir una que encontré en inglés para intentar que fuese lo más fiel posible.




Preparé el molde con la base forrada de masa brisa (yo la compré hecha y el resultado fue muy bueno), y seguidamente me puse a preparar el relleno. Mientras lo preparaba me parecía que tanta manzana no iba a caber en la tarta, pero cabe…



Sólo me quedaba taparla con otra lámina de masa brisa y meterla en el horno unos 45 minutos a ver qué pasaba.



Aunque el tiempo de cocción es largo, fui vigilando la tarta para que no se quemase. Ya que en la receta que encontré ponía que estaba lista pasados 45 minutos o cuando el relleno estuviese jugoso y burbujease, y como ya sabéis que cada horno es un mundo y ninguno cuece igual estuve un poco pendiente. Y pasados casi 50 minutos esto fue lo que obtuve.




La pinta era buena, y el olor que desprendían la canela y la nuez moscada que lleva el relleno era buenísimo. Se recomienda comer la tarta tibia, en mi caso no la íbamos a probar hasta el día siguiente así que cuando la corté metí los platos 10 segundos en el microondas.




Tenía unas expectativas muy altas respecto al sabor de esta tarta y la verdad es que es buenísima. La recomiendo, sobretodo, para la gente que le guste la compota de manzana o la manzana cocida, eso precisamente es lo que queda en el interior de la masa, envuelto de un caramelo muy espeso que compensa las manzanas ácidas que se utilizan para el relleno.



Un abrazo.





Este post participa en el "Carrusel de Blogs Nº2" de Las Cosas Ricas de Gaby