UA-47853681-1

15 de jul. 2013

Tarta de boda

Buenos días.

Esta semana os traigo una entrada muy especial. Se trata de la tarta y el detalle de boda de unos amigos. Hace más o menos un mes me pidieron si les podía hacer su tarta de boda y hablando un poco decidimos también que el detalle de la boda fuese algo de repostería, y sin pensarlo mucho decidí que este sería mi regalo.
Hablando con la novia me pidió un Red Velvet cake relleno de buttercream de chocolate blanco, cubierto con fondant blanco y con rosas rojas. Esta tenía que ser su tarta, y siguiendo los colores decidí que las galletas serían blancas con alguna cosita roja.



Una vez tuve muy claro cómo iba a hacerlo todo me organicé la semana para no tener que correr a última hora. En lugar de poner una pareja de novios común decidí modelar dos pequeñas vaquitas con fondant. Las hice siguiendo el tutorial de Chispitartas, os recomiendo que paséis por su página para verlos, son geniales. Yo hice algunos cambios para que quedaran a mi gusto.




Empecé la semana amasando y horneando las galletas que iban a servir como detalle, hice galletas de vainilla en forma de tarta de boda de tres pisos.


La decoración fue glasa blanca en toda la base, con unos pequeños detallitos en cada piso en blanco y perlas comestibles rojas para separar cada piso de la tarta.


Para finalizar y que quedara bonito a la hora de entregarlo puse las galletas dentro de bolsitas transparentes de celofán con un lazo de cordón rojo y las etiquetas con los nombres y las fechas también en rojo. Además preparé una cesta con papel de seda rojo para que la presentación fuera bonita.


Cuando tuve las galletas acabadas empecé con la tarta. Lo primero que hice fue modelar con fondant todas las rosas que iba a poner en la tarta, también hice unas cuantas hojas… Y las dejé secar unas 24 horas para poder colocarlas en la tarta sin problemas.


Ya estaba en la recta final, el siguiente paso fue hornear dos tartas Red Velvet: una de 20cm y otra de 15. Y una vez hechas rellenarlas con buttercream de chocolate blanco y cubrirlas con ganaché de chocolate blanco.



Las tartas iban cubiertas con fondant blanco y en la base de cada tarta le puse una cinta de raso roja finita. Una vez tuve todos los pisos montados fui poniendo las rosas y las hojas que había hecho el día anterior y también las vaquitas…


El resultado final era bastante llamativo, y hay que decir que a los novios les encantó como quedaron las dos cosas.


Además la combinación de sabores de la tarta era genial.
Feliz semana a todos.