UA-47853681-1

23 de des. 2013

Tarta Saint Honoré

Buenas tardes a todos.

Hoy empezamos ya con la Navidad. Si, ya estamos en Navidad, así que voy a enseñaros todo lo que vaya haciendo para estas fechas. Lo primero una tarta que he preparado para mañana por la noche, como era un encargo la preparé el sábado y la dejé congelada… Se trata de la tarta Saint Honoré.
 
Esta tarta tiene su historia… El nombre de la tarta proviene de San Honorato de Amiens (Saint Honoré), que además resulta ser el patrón de los panaderos. Cuenta la historia que cuando lo proclamaron obispo (S.VI d.c.) su madre estaba haciendo pan. Ésta acogió la noticia incrédula y le dijo que sólo lo creería si la pala que utilizaba para el pan echaba raíces y se convertía en un árbol. Plantaron la pala en el patio de la casa y ésta se convirtió en una morera que dio flores y frutos.
Unos cuantos siglos después, en 1202, un panadero regaló unos terrenos en París donde se construyó una capilla en honor al santo, pronto se llamó “Rue Saint Honoré” a la calle donde estaba la iglesia debido a su popularidad. En 1846 el pâtissier Faurel, cuya pastelería se encontraba en la “Rue Saint Honoré”, creó la Tarta Saint Honoré en honor a su patrón. Para crear la tarta combinó crema, caramelo, profiteroles y  nata obteniendo un resultado increíble. 

 
Así que una vez explicada su historia voy a deciros que no se trata de una tarta muy complicada pero si muy laboriosa que requiere mucho tiempo.
Lo primero es preparar una buena crema pastelera y dejarla enfriar, después hay que preparar una pasta choux (cuya receta podéis encontrar aquí). Una vez hecho esto se pone un disco de hojaldre en una bandeja de horno y se le pone un disco de pasta choux alrededor. Y lo metemos en el horno hasta que está cocido. 

 
Con el resto de la pasta choux hacemos lionesas de tamaño mediano que rellenaremos con crema pastelera cuando estén frías. Mientras cocemos la tarta y las lionesas hay que preparar un caramelo dorado y un poco espeso.
Una vez está todo listo se trata de pegar lionesas rellenas de crema encima del aro de pasta choux del hojaldre, para pegarlas utilizamos el caramelo. Una vez hecho esto, se rellena la base de la tarta con una buena capa de crema pastelera. Y encima hay que poner nata montada ligeramente azucarada.
 
Una vez puesta toda la nata dejamos caer hilos de caramelo por encima de las lionesas y de la nata. Si la tarta se va a consumir en breve basta con dejarla en la nevera. En mi caso como tuve que prepararla con varios días de antelación opté por congelarla, el día de su consumo por la mañana la sacaremos del congelador y la dejaremos descongelar en la nevera durante todo el día. 
 
Espero que os guste la entrada de esta semana, la semana que viene más repostería navideña.
¡Feliz Navidad a todos!


Participo en el Carrusel de Blogs de Las Cosas Ricas de Gaby