UA-47853681-1

3 de febr. 2014

Mini tartas de cumpleaños

¡Buenos días!

Aquí estamos muy fresquitos, y eso incita bastante a encender el horno y hacer alguna tarta o bizcocho que ayude a pasar el frío.
Hoy os traigo unas mini tartas. Esta semana son mini tartas porque se trataba de celebrar un cumpleaños, pero como era entre semana sólo dos personas íbamos a comer tarta…
Los que hagáis tartas (a menudo o de vez en cuando) sabéis que antes de hacerla hay que pensar bien como la vamos a hacer. Pues eso hice un par de días antes, darle muchas vueltas a cómo iba a hacer las tartas y de qué iba a hacerlas.

Finalmente las hice de bizcocho de chocolate rellenas de SMB de fresa y cubiertas de ganaché de chocolate con leche.
Como supongo que os pasará a la mayoría de vosotros no tengo moldes de tarta tan pequeños, aunque los venden. Así que hice una plancha de bizcocho para brazo de gitano, con la receta de toda la vida pero cambié una parte de harina por cacao en polvo. Y una vez cocido el bizcocho cogí un cortador de galletas redondo y corté los discos pequeños de bizcocho.
Para el relleno primero pensé en hacer una crema de chocolate normal o, incluso, en utilizar Nutella. Pero tenía unas claras en la nevera y resulta que la SMB se me había resistido todas las veces que había intentado hacerla.

Así que decidí hacer la SMB de fresa. Algunos de vosotros estaréis pensando: ¿y eso de la SMB, qué es? Pues dejadme que os diga que se trata de Swiss Meringue Buttercream (crema de mantequilla de merengue suizo). Se trata de una crema de mantequilla más suave y menos empalagosa que la crema de mantequilla que uso normalmente (hecha con mantequilla, azúcar glas y leche). Esta crema está hecha a base de claras de huevo montadas mezcladas con la mantequilla y después aromatizada con el sabor que más nos guste.
Las otras veces que había intentado hacer la SMB había sido un desastre. Para hacerla hay que poner las claras y el azúcar al baño de vapor y remover hasta que se disuelve el azúcar, una vez hecho esto se pasan las claras a un bol frío y se montan hasta que se enfrían y forman un merengue. Bueno, pues debo deciros que las veces anteriores había sido imposible conseguir el merengue.

Esta vez me salió, le añadí la mantequilla y mermelada de fresa y salió genial. Debo deciros que tuve un momento de pánico cuando parecía que se había cortado al añadir la mantequilla, pero como había leído mucho sobre cómo hacerla seguí batiendo tal como indican todas las recetas y quedó una crema buenísima. 
Finalmente para la cobertura elegí ganaché de chocolate con leche, el sabor de las fresas combina genial con el chocolate. Y realmente salió una tarta buenísima, sin ningún sabor predominante y muy esponjosa.

Hoy os dejo hasta una foto del corte de la tarta, cosa que no es muy habitual porque siempre se me olvida hacer esta foto… 
Espero vuestras opiniones y críticas.

Feliz semana.