UA-47853681-1

14 de gen. 2013

"Melindros" (Bizcochos de soletilla)

¡Buenos días!   

Estos días están siendo muy fríos, y la verdad es que apetecen cosas calentitas…
¿Qué os parece un buen chocolate a la taza recién hecho con bizcochos de soletilla?

A mí, personalmente, los bizcochos de soletilla (o melindros, como los llamamos aquí) me encantan: son esponjosos, blanditos y deliciosos.
El otro día decidí que algún día podíamos desayunar chocolate con bizcochos de soletilla, necesitaba encontrar los que tengo en mi recuerdo de niña: algunas veces al año una tía de mi madre nos traía unas bolsas llenas de ellos. Mi hermano y yo tardábamos pocas horas en comerlos con una buena taza de leche con cacao…

Pues lo dicho, como quería el sabor que tenía en mi recuerdo, me puse a buscar como podía hacer yo los bizcochos en casa. Es tan simple como utilizar huevos, azúcar, harina y azúcar glas… Algo que cualquier aficionado de la repostería tiene siempre en casa.



Para unos 20 bizcochos necesitáis 3 huevos, 100g de azúcar, 70g de harina y azúcar glas para espolvorear. Tenemos que separar las claras de las yemas y batir las yemas con la mitad del azúcar hasta que hayan blanqueado y aumentado de volumen. Montar las claras a punto de nieve con el resto del azúcar.

Mezclar con mucho cuidado y con ayuda de una espátula las yemas y las claras, y cuando esté bien mezclado añadir la harina tamizada y seguir mezclando con la espátula hasta conseguir una mezcla homogénea. Precalentar el horno a 180ºC.
Poner la masa obtenida en una manga pastelera desechable y cortar la punta, no hace falta ninguna boquilla. Y hacer palos de masa de unos 8 cm de largo encima de una bandeja de horno y espolvorear con mucho azúcar glas.
Hornear durante 10 minutos, hasta que veáis que los bordes empiezan a estar dorados y dejar enfriar sobre una rejilla.

Tenía mis dudas de que quedaran como los que yo recordaba, pero el olor que salía del horno era el de los bizcochos de mí niñez. Una vez estuvieron fríos los guardé en una caja.
Y el domingo por la mañana desayunamos un buen tazón de chocolate a la taza con estos bizcochos, y fue un desayuno delicioso…


Espero que paséis todos una feliz semana.
Un abrazo