UA-47853681-1

7 de gen. 2013

Roscón de Reyes

¡Buenos días!

Ya estamos otra vez a lunes, pasadas las fiestas navideñas, aunque la temática de esta entrada aún va relacionada con éstas.

Este año, decidí que el roscón para el día de Reyes lo iba a hacer yo.
Es un proceso que requiere tiempo y paciencia, empecé el proceso el día anterior, para hornearlo el mismo día que íbamos a comerlo. El día 05 por la tarde empecé a preparar la masa y amasar, dejándola reposar hasta el día 06 por la mañana.

El siguiente paso era darle forma de roscones y dejarlos reposar un par de horas más.


Una vez pasado el tiempo de reposo los decoré, como no me entusiasman las frutas que se ponen normalmente en los roscones, opté por una decoración mucho más simple: cerezas confitadas rojas y verdes, y azúcar.


El papel de horno que podéis ver en el centro es para que el roscón no pierda la forma, ha sido un recurso improvisado ya que no tenía un aro metálico…
Después del tiempo de horno necesario, la pinta y el olor una vez sacados del horno era muy buena, pero para mejorarla los he hecho los dos rellenos.

Uno de nata:





Y el otro con trufa:

La experiencia ha sido muy buena ya que el roscón nos ha gustado a todos, así que el año que viene podemos repetir con toda tranquilidad.
Y por hoy nada más, espero que los Reyes Magos os hayan traído a todos muchos regalos.
Un abrazo.